Búsqueda de blogs

Camisetas de rock: ¿realmente te gusta ese grupo?

188
Favorito0

Llevar una camiseta de rock ¿es apropiación cultural? 

Seguro que conoces a alguien que tiene una camiseta de tu grupo favorito y no sabe tararear ni una canción. Sí, nosotros también nos hartamos de ver a gente que pensaba que The Ramones eran los compositores de My Sharona con su camiseta. En este post vamos a intentar contarte porqué a la gente le da por hacer esto.

Seguro que conoces a alguien que tiene una camiseta de tu grupo favorito y no sabe tararear ni una canción. Pero … ¿por qué lo hace? En este post te lo contamos.

Las tribus urbanas son un aspecto sociológico muy estudiado que demuestra lo variopinta que es la sociedad. En una misma ciudad, conviven ideologías, valores, modos de vida, tan dispares que construyen una imagen curiosa, y no menos divertida, de este multiculturalismo social. Una detallada y precisa clasificación es inconcebible. No es solo por la infinidad de viejas y nuevas tribus, sino por que generalmente se entremezclan entre ellas y pierden sus propios límites. Generación tras generación, algunas se pierden en el alboroto del paso del tiempo, otras en cambio crecen y se adaptan, y como no, otras nuevas surgen de estos cambios sociales. Los nuevos hípsters, los antiguos hippies o los siempre fieles rockeros ilustran lo mejor de la sociología urbana. Pero, atención, ninguno pierde su característica identidad.

La identidad cultural en la música

Y es que de “identidad” es sobre lo que vamos a hablar hoy. Esta palabra aparece en todos los argumentos acerca de la apropiación cultural: utilización de elementos típicos de un grupo étnico por parte de otro.  En teoría, estos elementos configuran la base de un colectivo. Lo que resulta sorprendente que, en una sociedad tan individualista como la del siglo XXI, sea al mismo tiempo abanderada de la uniformidad. Sí, la identidad individual y colectiva se está desdibujando en una masa homogénea de fast – fashion y postureo en redes.

Los movimientos musicales como el rock and roll, el punk o el heavy metal surgieron como ejemplos de contracultura. Buscaban ir más allá y romper todos los esquemas de lo prestablecido. Para expresar esta inconformidad, utilizaron su música y su identidad. Dentro de estas tribus urbanas, la pasión por la música y sus grupos es el eje del sentimiento de pertenencia. Se podría decir que la pasión por el rock and roll va más allá de los escenarios. Los fieles de “esta civilización” lo dan todo por sus ídolos, “los reyes del rock”.  

Los apasionados del rock afirman que las camisetas es una señal de identidad. Se puede afirmar que los logos son más que dibujos. Repercute en la manera de relacionarnos con el resto, ya que, si lleva una camiseta de Nirvana, por ejemplo, sabremos identificarle. A la hora de conocer a otras personas, llevar camisetas de este estilo sirven para identificarnos con el resto. Define, o antes definía, a una minoría que tenía los mismos gustos musicales y quizá la misma manera de entender el mundo. Al fin y al cabo, la ropa es una forma de expresar en parte quienes somos y que cosas nos gustan. Y en las tribus urbanas, como la del punk-rock, esto es esencial.

Críticas a las camisetas del postureo

Entonces, ¿qué pasa cuando una persona ajena a este grupo se pone uno de sus símbolos? Pues, hombre, en teoría nada, y, además, cada uno es libre de ponerse lo que quiera, ¿no? Pero … ¿qué ocurre cuando este gesto se convierte en un producto más de esa cultura que atacaban los propios rockeros?

El punto de inflexión surgió en 2012 con Balenciaga y su logo, seguido de una lista infinita de famosos que lucieron sus mejores camisetas en conciertos, redes sociales, etc.  A partir de ahí, ya todo fue rodado. La máquina de la moda estaba en funcionamiento. A los pocos días, una avalancha de camisetas, chaquetas, accesorios de Ramones, Guns R Roses, Rolling Stones, etc inundaba las tiendas del mundo entero. Y es que ellos son emblemas para los amantes de este género musical, pero también iconos para toda la sociedad.

Por un lado, algunos piensan que no es para tanto y que hay ejemplos más relevantes de apropiación cultural; y por el contrario, otros creen que que “llevar camisetas de un grupo del que no te sabes ni una canción es muy cutre” (Weloversize – artículo que causó bastante controversia). Así, pues, las críticas están servidas. Los estudiosos del tema no hablan tanto de apropiación cultural en el caso del uso de las camisetas de rock, si lo comparamos, por ejemplo, con el trato exotico de elementos no occidentales.  

Conclusión

Los logos son llamativos y originales. Con ese aire envejecido, las mangas cortadas y la ilustración con su tipografía en todo el centro se han convertido en las “camis para los festivales”, ese complemento indispensable para ir a la moda. Pero es que algo tienen esas imágenes, esas camisetas que atraen la atención tanto de los verdaderos amantes de la música como de las copias. ¿Quizá es el sentimiento de ¡rock and roll” que recorre tu cuerpo? Puede ser, pero quizá no estaría mal escuchar una canción antes e interesarte un poco por quien llevas en la camiseta.  Porque ir a la moda está bien, pero pensar que Ramones es una marca de moda ya es pasarse.

¿Y tú que piensas sobre esta nueva moda? Si de verdad quieres lucir camisetas rock, date una vuelta por nuestra web y descubre prendas con las que identificarte y ser tu mismo al 100%.

Dejar un comentario
Deja su comentario
Por favor login para publicar un comentario.

Menú

Ajustes

Compartir

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse