Búsqueda de blogs

Tipos de piercing: ¿con cuál te quedas?

¿Qué es un piercing?

Un piercing, como bien sabéis, es una perforación que se realiza una persona en una parte determinada del cuerpo. Tras este proceso, se coloca una joya en dicho agujero y se debe esperar cierto tiempo a que la parte haya cicatrizado.

Cada vez es más común ver a los jóvenes por la calle llevando distintos tipos de piercings, perforaciones y otras modificaciones corporales. Normalmente su función suele ser meramente decorativa, aunque también pueden reflejar ciertos valores culturales o espirituales, dependiendo del lugar de origen.

Las zonas más habituales para hacerse un piercing suelen ser las orejas, las fosas nasales, la lengua o el ombligo. Cuando se decida la zona del cuerpo donde se realizará el piercing, es importante elegir bien los materiales adecuados para el pendiente que vamos a llevar mientras dure el proceso de cicatrización. El titanio y el acero quirúrgico suelen ser lo más utilizado porque son los más compatibles con el organismo humano.

Tipos de piercing

Labret

Es el piercing para el labio por excelencia. Se trata de una perforación en el labio inferior que nunca pasa de moda. La perforación se realiza por debajo de la línea labio y a veces puede atravesarlo, de modo que se pueden colocar dos bolas decorativas. El side labret es el mismo tipo de perforación, pero realizada en un lateral del labio.

No debemos confundirlo con el piercing Ashley, que atraviesa el labio inferior a una altura media hasta el interior de la boca. Su equivalente en el labio superior se denomina Medusa y, en los laterales, Madonna o Monroe.

Barbell

El barbell no es un tipo de perforación, sino un tipo de piercing decorativo que consta de una pequeña barra con dos bolitas a sus extremos. Aunque suele ser recta, podemos encontrar barras con distintas curvaturas dependiendo del lugar donde deseemos colocar nuestro piercing. Se puede colocar en cualquier parte del cuerpo: labio, nariz, ceja, ombligo. Resultan muy fáciles de cuidar, por lo que son ideales para piercings que aún están cicatrizando.

Nostril

Es la perforación que se realiza en una aleta de la nariz con un solo agujero. Se consigue atravesando el cartílago alar de un lado a otro. En este tipo de perforación podemos colocar aros o pequeños pendientes decorativos que no incluyen tuercas - puesto que puede resultar peligrosas si las inhalamos. Se sujetan gracias a una curvatura especial de la barra del piercing.

Septum

Es el piercing que se hace debajo del cartílago, en la parte de la nariz que divide las fosas nasales. No atraviesa el cartílago, sólo una parte carnosa que apenas duele, aunque sí que puede resultar molesto. Para este tipo de perforación, podemos utilizar aros diseñados para verse de frente y con una longitud adecuada en su cierre.

Bananas

Este tipo de piercing es muy popular para distintas partes del cuerpo como las cejas, las orejas o en el ombligo. Se llama banana por la forma curva de la pieza metálica que suele ir rematada por una bolita en cada extremo. La de arriba es más pequeña que la de abajo, dándole esta forma tan particular de banana. 

Tragus

Es un piercing colocado en el cartílago cerca de la apertura de la oreja. Se dice que esta práctica es muy arriesgada, pero en realidad es sólo un rumor, hay piercings mucho más atrevidos y agujeros mucho más complejos. Algunas personas incluso afirman que este tipo de piercing alivia los dolores de cabeza.

Fake

Consiguen el efecto de un dilatador normal. Con ellos, puedes conseguir llevar dilataciones en las orejas pero con un piercing falso. Los fake son fáciles de poner y completamente indoloros. 

Dilataciones

Son piercings para expandir la zona de una perforación.  Normalmente se utiliza en las orejas y a medida que pasa el tiempo, el agujero de la oreja se estira hasta conseguir el tamaño necesario. Para ayudar en la dilatación, a veces se utiliza un cono con una punta afilada que va engrosándose, aunque es importante tener cuidado para que el piercing no desgarre el lóbulo. Lo más importante es respetar los tiempos de cicatrización y fases de dilatación.

Los túnel, un tipo de piercing para dilatación, son pequeña piezas circulares que colocamos en la oreja y que permiten ver a través. Los plugs, también redondos pero al contrario que los tunel, no están huecos por lo que ocupan toda la dilatación de la oreja.

¿Tienes alguna duda sobre piercings, materiales, etc.? ¡Consúltanos!


Dejar un comentario
Deja su comentario
Por favor login para publicar un comentario.

Menú

Ajustes

Compartir

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse