Búsqueda de blogs

Historia y estilos de las camisas americanas

Desde su creación en Inglaterra en el siglo XIX, la camisa se ha vuelto una prenda imprescindible tanto para hombre como para mujer alrededor de todo el mundo.

En sus orígenes, la camisa estaba considerada una prenda interior, por lo que se ponía por encima de la cabeza sin desbotonarla y siempre iba debajo de otras prendas de vestir para que solo se viera el cuello y los puños. Además, esta debía ser de un blanco impoluto para las clases pudientes, de esta forma, se realizaba una distinción entre aquellas personas que no podían permitirse lavar la ropa y las que sí lo hacían.

Con el tiempo, la camisa ha evolucionado poco en cuanto a forma, pero sí lo ha hecho en diseño, variación de cuellos e incluso en las mangas, ya que ahora las hay de manga corta y manga larga.

En el momento en el que la camisa llegó a los Estados Unidos, esta prenda sufrió una auténtica transformación en sus diseños y algunas de ellas se convirtieron en auténticos iconos de la moda en todo el mundo. ¿Queréis conocer su historia?

Camisa hawaiana

La camisa hawaiana tiene su origen a principios del siglo XX en Hawaii. En esos años, comenzaron a llegar un montón de inmigrantes, principalmente de Asia y Estados Unidos, para trabajar en las explotaciones de caña de azúcar y piña y, como es lógico, todos ellos llevaban consigo prendas de su lugar de origen: seda de China, tejido tipo kimono de Japón, camisas tipo Barong de Filipinas o las camisas con cuello de Estados Unidos.

A partir de los años 20 y 30, los trabajadores comenzaron a adaptar su indumentaria de trabajo a las duras y largas jornadas en las plantaciones de azúcar y piña, por lo que necesitaban un patrón ligero y llamativo. Así nacieron las llamadas Palakas, unas camisas de manga corta elaboradas con la tela que sobraba de los kimonos y estampados geométricos propios de las ropas tradicionales hawaianas, los llamados Kapa Pa’u.

¿Estas son las clásicas camisas hawaianas que todos tenemos en mente? No, para eso habrá que esperar al año 1931, cuando Ellery Chun creó la llamada camisa Aloha. Esta prenda es una variación de la camisa palaka, solo que con estampados coloridos y brillantes y con símbolos propios de la isla: palmeras, piñas, flores, chicas hula, ukeleles, etc.

El momento top de estas camisas llegó cuando famosos como Elvis Presley, Frank Sinatra o John Wayne se pusieron esta prenda logrando así que traspasara fronteras y ganara fama internacional.

En la actualidad aún podemos ver a famosos y a turistas con esta clásica camisa hawaiana por las playas, en chiringuitos o en el mundo de los surfistas.

Camisa de bolera

Si pensamos en bolos, pensamos en Estados Unidos. Este popular juego ha inundado las películas de Hollywood a lo largo de toda su historia y se ha popularizado en todo el mundo. Es cierto que el origen no está en Estados Unidos y que hay diversas modalidades, pero lo que sí podemos decir de la relación entre los bolos y EE.UU. es que influyó para la creación del estilo rockabilly.

Este tipo de prenda para hombre se empleaban, sobre todo, en los años 50 del siglo XX para jugar a los bolos a modo de equipación, es decir, todos llevaban la misma camisa con los mismos colores en las franjas.

Se caracterizan por no tener apenas estructura y por un pliegue triangular justo debajo del cuello, como si fuera una solapa, y sin abrochar el botón de arriba del todo. Además, uno de los rasgos principales de estas camisas son sus colores y su diseño, ya que todas tienen colores sólidos en algunas partes o, normalmente, en franjas.

De esta forma, una camisa que se creó para un juego ha pasado a ser un icono del estilo rockabilly americano.

Camisa western

Flecos, tejanos, revólveres, gorros de cowboy y, cómo no, camisas western; esta combinación es la que todos tenemos en mente cuando pensamos en un vaquero del lejano Oeste.

Pero, cómo no podía ser de otra forma en este post, nos queremos centrar en las camisas western. Este tipo de prenda surge en el siglo XIX gracias a la influencia de la moda de América del Sur y América del Norte y se empleaban como prendas de trabajo por los nativos americanos y estaban elaboradas en piel y sin ningún tipo de bordado ni detalles.

Con la llegada del ferrocarril, las camisas empezaron a confeccionarse en algodón y personajes como Buffalo Bill consiguieron suscitar interés por la cultura western en todo el mundo.

A partir de los años 20 este tipo de camisas se popularizan en la gran pantalla y en los 50 ya es todo un icono de la moda. A partir de los años 60 empiezan a confeccionarse con bordados y a fabricarse tal y como las conocemos hoy en día.

Sin duda, la moda estadounidense ha calado hondo en esta clásica prenda nacida en Inglaterra. A día de hoy, las camisas siguen siendo un must have y nunca pasan de moda.

Dejar un comentario
Deja su comentario
Por favor login para publicar un comentario.

Menú

Ajustes

Compartir

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse